El objetivo del proyecto consiste en generar una topografía continua, sobre la que se apoya el volumen edificado. La estrategia ha consistido en ocultar parte del programa en una planta bajo rasante, con lo que la edificabilidad “visible” se reduce hasta lograr un volumen con una baja ocupación. De este modo la edificación resultante no obedece a la simple materialización de los retranqueos obligatorios. A partir de ahí, la vivienda se configura como un prisma orientado hacia las vistas (El Teide) coincidiendo con la orientación más soleada. El resto del programa se resuelve con un volumen que emerge de él, a modo de periscopio. Un gran hueco orientado al suroeste dota al sótano de la vivienda de un espacio multiusos y unas dependencias de servicios, convenientemente iluminadas y ventiladas. Tanto la topografía sobre la que se asienta la vivienda como las cubiertas y algunas fachadas se resuelven con césped artificial. Simbólicamente, la vivienda y su parcela, se configuran como un hoyo más del Campo de Golf, el hoyo 19.

CasaJuAna

INFO < > >>