Concurso para la remodelación del vestuario de señoras del R.C. Náuitico de Tenerife. Un nuevo corazón vegetal: un patio que da la bienvenida desde la calle y actúa como telón de fondo al vestuario. Servirá también como vestíbulo y antesala de los usos compartidos. El muro del frontón se convierte en jardín vertical hacia la calle, resbalando desde allí y permitiendo que el sol penetre, amplíe la percepción, ilumine y ventile naturalmente. El vestuario se organiza como una espina de pez, distribuyendo y segregando los usos en torno a un vacío central, de modo que las circulaciones se complementen sin molestarse. Toda la instalación es accesible a personas con discapacidades físicas, y las cabinas se organizan de dos maneras: conectadas directamente con la gestión de ropa o independientes en función del uso, la edad o las prisas. El sótano completa la oferta con la sauna húmeda, la zona de descanso, la ducha kneipp, la relajación en un área más umbría y tranquila. Y la pared curva de pavés permite permeabilidad e intimidad al mismo tiempo que, liberando la planta, actúa como un sutil muro de carga. Los colores inciden en la calidez (amarillo), serenidad y frescura (verdes), y limpieza (blanco). Asimismo, las texturas pueden ser frescas (teselas vidriadas), cálidas (tejido sisal en las paredes de la sala de Pilates y la televisión de niños), blandas (linóleo en sala infantil, madera para Pilates, pavimento amortiguante en los juegos infantiles) o brillantes (los techos pintados, las teselas blancas), y no requieren un mantenimiento cuidadoso. El área de juegos infantiles se plantea sin rupturas con el acceso: al final de la rampa, el flujo de llegada gira suavemente y el jardín de juegos, con pavimento proyectado de caucho de color, está rehundido suavemente formando un banco en su perímetro, blando y cómodo, que permite una continuidad natural. En esta zona, la fachada lateral del edificio recupera su perfil primitivo, retranqueada respecto al balcón superior. Así, las ventanas originales permitirán ventilar la zona de duchas a la vez que los bancos quedan resguardados del sol de verano. En resumidas cuentas, partiendo del vestuario hemos llegado al jardín. Y al mismo tiempo que lo remodelamos incidimos en la fachada general, ahora más amable y natural.

CLUB

Santa Cruz de Tenerife

2010

INFO < > >>