Mueso del Mar, Biblioteca y Espacio Público.

Desembocadura del barranco de las Nieves. Santa Cruz de La Palma

equipo olivares + Jorge Díaz

Colaboradores: Miraj Sutaria y Guillermo Palenzuela

 

La vindicación de la memoria del lugar, así como la singularidad social y urbana del emplazamiento constituyen la piedra angular de la intervención: el paseo como catalizador de la arquitectura, espacio de encuentro y enlace de una ciudad históricamente seccionada. El lugar propone la intervención, los recorridos la formalizan, la orientación solar la define.

 La estimulante presencia del barranco de Las Nieves ofrece la oportunidad de incorporar las huellas del paisaje en la propuesta, reforzando la identidad local. Así, decidimos adoptar el cauce integrándolo como un elemento configurador del proyecto: la arquitectura se adapta y traza un escorzo que salva la desembocadura incorporándola como parte de su patio de acceso. De este modo, el nuevo lugar surge de lo que siempre estuvo allí. Por lo demás, la Bajada de la Virgen, acontecimiento de singular relevancia que se repite cada lustro, requiere de un espacio más desahogado y versátil.

 El proyecto recoge los flujos de la ciudad y los entrega con naturalidad a la zona norte, paseando alrededor de la lengua verde del barranco, tradicionalmente segregada. Los recorridos se bifurcan, bajan en leve pendiente por la plaza de acceso al Museo, suben a la Biblioteca por suaves rampas o atraviesan el edificio alcanzando la costa; se extienden hasta la plaza de San Fernando y giran por el sendero rehabilitado subiendo hacia el Mirador panorámico de la Encarnación y el Castillo de La Virgen, o bien continúan hasta el Baluarte y la nueva plaza frente al mar, que acogerá las traseras rehabilitadas de las edificaciones tradicionales y el edificio tapa (una construcción estrecha, que se adosa a la medianera mostrando una fachada de celosías de madera inspirada en bancales agrícolas cercanos).

 Construimos con lo disponible, utilizando materiales y estrategias cercanas. Tamizadas por celosías de madera natural, galerías y terrazas se abren hacia el sur, la ciudad y el paisaje; al norte y al océano, un muro de hormigón teñido de basalto se ha encofrado con machihembrados de madera y sus troneras, que asoman el mar,aluden a las edificaciones cercanas. En su cubierta, un jardín mirador completa el espacio público. Se pretende, en fin, una imagen contemporánea materializada con técnicas tradicionales.

La Palma

INFO < > >>