El presente proyecto actúa sobre un solar obtenido a partir del vaciado interior de dos edificios catalogados. El nuevo edificio se plantea a partir de la conservación de las fachadas protegidas, cuya estabilidad se asegura mediante el apeo previo con estructura metálica. Partiendo pues de la conservación de las fachadas, se establece una única estrategia para construir un edificio donde antes había dos. Así, se plantea la unificación en altura de los nuevos forjados y, para salvar la diferencia de cotas preexistente, se ubica la caja de escalera-patio, abierta, en el frente del edificio nº 33, con que se retranquea el nuevo cuerpo evitando así forjados enfrentados con antiguos huecos.

En el volumen de la cubierta se establece la alineación de cornisa que unifica ambas volumetrías y se plantea como una coronación pulcra que complemente el edificio original. Es un cuerpo terso, luminoso y sin aristas, cuya expresividad viene definida por las piezas de mármol Macael, de gran formato, enrasadas con huecos de vidrio con perfilería oculta. En la planta baja se rediseñaron los escaparates combinando las nuevas necesidades de seguridad con la síntesis de materiales propuesta: mármol y madera de morera.

El edificio resultante, en fin, pretende realzar los valores originales reconstruyendo con minuciosidad sus carpinterías de madera originales, las cerrajerías florales y el resto de elementos decorativos de las fachadas y proponiendo un remate limpio con el elegante volumen de cubierta: materiales naturales de primera calidad que, no solo no compiten con el edificio original, sino que aspiran a subrayar su valor.

CANDELA

INFO < > >>