La presente propuesta, para el Quiosco-Bar Weyler, se inspira en los referentes históricos de un enclave de singular importancia para la ciudad. Además, su condición de BIEN de INTERÉS CULTURAL sugiere una intervención sobria, que evite competir con las preexistencias ofreciendo una solución tan comprometida como sencilla. Así, se plantea un volumen tectónico inspirado en el material predominante en la plaza (mármol blanco), con aristas curvas y acabado pulido que responde, con suma claridad y en clave contemporánea, al problema planteado. Tanto el quiosco como los parasoles proyectados son elementos prefabricados, mecanizados en el taller de modo que se construyan en seco y se “planten” en el emplazamiento como las piezas de mobiliario urbano que son. De este modo, el quiosco podría mutar con el tiempo, forrándose de diversos materiales, acabados y colores (pintura brillante, inox, papeles decorados, césped artificial, madera, etc.),

El quiosco actual se demolerá sustituyéndose en el enclave permitido. La altura del nuevo volumen permite que el almacén se sitúe en la parte de alta, dejando abierta la posibilidad de aprovechar el sótano existente modificando accesos con vistas a mejorar sus condiciones actuales.

kiosco WEYLER

INFO < > >>